Regístrese Aquí

Revista Pan Caliente

El pan, un ingrediente infaltable en la dieta diaria para la salud

El pan, un ingrediente infaltable en la dieta diaria para la salud
Septiembre 27, 2019
3 Comentarios
"El pan suele ser uno de los alimentos más comunes de la dieta del ser humano, por lo general es muy consumido en el desayuno y suele combinarse muy bien con todos los sabores que se le quieran agregar. "


Por: Comunicación Digital Levapan.

 

Adicional a ello, el pan tiene distintos tipos, texturas y sabores, es decir, hay muchas opciones de pan que son nutritivas y pueden complementar muy bien una dieta diaria saludable, por lo general rica en fibra, hidratos de carbono y vitamina B.

El pan está elaborado de cereales, bien sea el trigo, la avena, el centeno o el maíz cubren una importante necesidad de energía en el organismo; muestra de ello es que este es el alimento principal que consumían las antiguas civilizaciones. Dejar de incluir pan en la dieta diaria es un error, hay que aprender a combinarlo y elegir el mejor en cada caso.


Mitos comunes

Una de las razones por las cuales la gente deja de consumir pan es porque dice que la levadura causa sobre peso, esto no es así, la levadura es una bacteria que ayuda a fermentar la masa y prepararla para que se vuelva esponjosa y manejable, pero eso solo ocurre en el pan, no en el cuerpo humano.

Todos los excesos son malos, la harina de trigo aporta hierro, potasio, vitaminas del tipo B, ácidos grasos y fósforo, todo un conjunto de beneficios ideales para el organismo.


Los tipos de pan y sus beneficios

• Pan blanco: este pan es muy común y se puede encontrar en barra, artesanal, en baguette, entre otras presentaciones. Es nutritivo, ideal para todo tipo de personas incluyendo a los deportistas.

• Pan integral: es un pan que ayuda con el tránsito intestinal. Las harinas integrales le proporcionan más vitaminas, fibra y minerales como: fósforo, calcio, magnesio y potasio.


• Pan con salvado: se suele confundir este tipo de pan con el pan integral, pero en realidad, este se elabora con otro tipo de harina, refinada, a la cual se le agregan fragmentos de salvado; por lo tanto su aspecto sigue siendo blanco. Eso sí, aporta mayor cantidad de fibra, pero la cantidad de nutrientes y vitaminas es el mismo. es ideal su consumo en personas que sufren de estreñimiento leve o moderado o aquellas a las que no les gusta el pan integral.


• Pan de centeno: este tipo de pan es más compacto que el de trigo ya que el centeno contiene menos gluten. Se reconoce por ser de color oscuro, de sabor un poco amargo y una textura menos esponjosa. Este tipo de harina produce un pan bajo en grasa y proteína. Se le atribuye que ayuda a mejorar la circulación por contener ácido linoleico, ideal para casos de hipertensión y enfermedades cardiovasculares. El pan de centeno disminuye la absorción azúcares simples, es decir, es ideal para personas diabéticas, además aporta vitamina A y E, fósforo, zinc y magnesio.


• Pan no leudado: este tipo de pan es el que se prepara sin levadura, por lo tanto su masa es muy compacta, lo cual hace que sea lento de digerir, pero que igual aporte nutrientes como fibra, zinc y vitaminas del tipo B. Algunos de ellos son hechos de otro tipo de harinas diferentes a la de trigo y sus aportes nutricionales cambian dependiendo de la harina usada.


• Pan sin gluten: el pan sin gluten, está hecho de harinas que no producen gluten en el proceso de preparación del pan, este tipo de pan es compacto, en su totalidad por la falta de gluten pero mantiene nutrientes y beneficios para el consumidor. En primer lugar es ideal para personas celíacas, es decir, personas con intolerancia al gluten, adicional favorece la salud capilar y cutánea, disminuye la presión sanguínea, reduce el colesterol y triglicéridos, aporta vitaminas del grupo B, es buena fuente de minerales porque la presencia de sodio suele ser nula. Las harinas con las que preparan este tipo de pan son: harina de maíz, de garbanzo, de arroz, de trigo sarraceno o alforfón, entre otras.


• Pan de maíz: la harina de maíz no contienen gluten, este es su principal beneficio, seguido del aporte de valor energético y fibra, su efecto antioxidante, y la presencia de vitaminas A, C, E, K, y algunas del grupo B.

• Pan de avena: es muy nutritivo, aporta energía, vitaminas del grupo B y magnesio; ayuda a mejorar el estreñimiento y es aconsejable que se consuma en personas con depresión, anemia o muy convalecientes. Es ideal para personas que sufren de retención de líquidos, gracias a su efecto diurético.


• Pan de espelta: está elaborado con una variedad de trigo que brinda nutrientes como carbohidratos, es bajo en calorías y tienen alto contenido de proteína, aminoácidos, lisina, fósforo, magnesio y calcio. Consumirlo diariamente ayuda a disminuir los niveles de colesterol y a regular el metabolismo.

• Pan de molde: está elaborado con harina de trigo, pero contienen una porción de leche que aporta calcio al organismo, vitaminas del grupo B y magnesio. Se le llama pan de molde por la forma que adquiere al ser horneado, es de textura suave, lo cual lo hace ideal para personas con dificultad al masticar.


• Pan tostado o biscote: es como el pan de molde, pero después de su cocción se parte en rebanadas y se somete al proceso de tostado, el cual lo deshidrata hasta dejarlo tostado y crocante, gracias este proceso su periodo de conservación es muy elevado. Es muy bueno por su efecto saciante y régimen de pérdida de peso.


“El pan no solo alimenta el cuerpo también es la definición de felicidad; de tamaños diversos de distintos aromas, colores y texturas” Nico Reyes.


Fuentes: https://bit.ly/2mkLoAc | https://bit.ly/2meNpO9 | https://bit.ly/2lQUkgy | https://bit.ly/2lXdalW | https://bit.ly/2lWFViY



 



Inicia sesión.

Disfruta de los beneficios que ofrecemos para nuestros clientes registrándote en nuestro sitio.


Iniciar Sesión Recuperar clave

Recuperar Cancelar
×